Una empresa de mudanzas online

mudanzas-zaragoza

Hay tantos artículos ya que hablan sobre mudanzas que llega un punto en el que ya no sabes que contar, quizás está todo dicho y quizás no, no lo sé el caso es que uno no sabe lo que llega a suponer una mudanza hasta que la vive, a mí siempre me han dicho que los toros se ven muy bien desde la barrera, pero que para saber lo que se siente se debe saltar a la plaza y torear, tan solo así sabrás lo que siente el torero pero puedo decir que a una mudanza le pasa exactamente lo mismo. En cualquier caso habrá muchas historias de mudanzas seguro que hasta con anécdotas divertidas, pero ninguna como la mía ya que cada uno vivimos las cosas de manera diferente y como tal os la cuento. Es verdad cuando dicen que las mudanzas son traumáticas, es verdad cuando dicen que mucha gente debe visitar a un psicólogo cuando pasa por una mudanza y es verdad sobre todo que lo pasas muy mal en una mudanza.

Yo tenía dieciséis años y la verdad que donde vivíamos era un sitio acogedor, todos nos conocíamos y la mayoría de los chicos y chicas que vivíamos allí éramos amigos, era un pueblo tranquilo en el que podías caminar por las noches sola sin miedo a que nadie pudiera darte un buen susto, al ser tan pocos habitantes vivíamos como si fuésemos una gran familia y de verdad así me sentía yo, eran mi gran familia. Por desgracia la familia de sangre no la tenía tan cerca como querría pero ellos llenaban ese hueco. Lo que pasa que como bien dicen lo bueno duro poco en la casa del pobre, mi padre se quedó sin trabajo y allí era imposible encontrar otro, por lo que la mudanza era inminente, allí ya no nos podíamos quedar, debíamos marcharnos a una ciudad grande en busca de un futuro mejor, y fue así cuando empezó mi mudanza traumática, llega un momento que no te lo crees solo eres consciente cuando ves pasar por la puerta a los hombres que en su mono de trabajo llevan escrito mudanzas zaragoza es justo ahí cuando sabes que no hay vuelta atrás y que por más que lo pienses y por que más que quieras hacer el retroceso es imposible. A sí que nada nos mudamos y comenzamos una nueva vida, eso sí nunca dejé de visitar a mi gran familia.

Se han cerrado los comentarios